¿Cuál transición será?

JOSÉ ANTONIO GIL YEPES / EL UNIVERSAL

En el país se observa la posibilidad de que cambiemos de gobierno. Pero esa posible transición tiene dos caras: La transición que se ve es la del planteamiento de un revocatorio o salida del presidente Maduro, apoyada por el 73% de los venezolanos, y que se inició el 5 de enero de 2016 al plantear la nueva Asamblea Nacional, opositora, una salida constitucional del presidente. La otra posible transición no se ve, pero está allí, y es la que surgió el 5 de julio cuando Maduro ratificó al general Padrino López como ministro de la Defensa y luego le asignó la responsabilidad de manejar todo lo relacionado con el abastecimiento de alimentos y medicinas, cosa imposible si mantiene las mismas políticas.
La transición por revocatorio la definen dos fuerza: el oficialismo y la oposición, más las relaciones internacionales. En este caso, el gobierno sigue debilitándose, pero todavía tiene más fuerzas que la oposición para mantenerse, a menos que esta última se articule y le movilice la calle. La otra transición de lo cívico a lo militar, la cual tiene como principales actores a representantes del propio gobierno: el presidente y su ministro de la Defensa. Le queda a Padrino decidir si se “quema” con el presidente o si se distancia de él reformando sus políticas económicas.
Los componentes de estos dos procesos de transición son los mismos, lo que cambia no son los pesos de los actores. La mayor diferencia está en que la oposición y el gobierno juegan con mayor peso en el proceso diálogo-revocatorio, mientras que los militares juegan con mayor peso en el proceso desatado por los poderes que le dio Maduro a Padrino. En el análisis de ambos procesos de transición, el único punto con altas probabilidades de ocurrencia es que Maduro no sería presidente ni candidato en 2018 porque hasta el PSUV buscaría refrescar su imagen para minimizar sus pérdidas en elecciones venideras. Los demás componentes de estos dos procesos están sujetos a grandes incógnitas y bajas probabilidades de ocurrencia, según las suposiciones de diversos escenarios. Es decir, que la transición sigue en marcha, pero no sabemos bajo qué fórmula.
@jagilyepes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *