¿Cobardes o Culpables?

Por: Dr.José Antonio Gil Yepes / EL UNIVERSAL

Tony Blair, ex Primer Ministro de Gran Bretaña, llamó cobardes a los venezolanos, argumentando que teníamos el gobierno que nos merecíamos por no protestar, refiriéndose a varias experiencias, como la Primavera Árabe, como ejemplos de lo que se puede hacer con gobiernos que someten a sus pueblos a discriminación, ilegalidades, sacrificios y represión. En este punto yo añadiría que, antes de llegar a plantearnos sacar al gobernante, podríamos movilizarnos para inducirlo, no sólo a dialogar, sino a negociar las políticas públicas con las que no estemos de acuerdo.

Ante la afronta de Blair, reflexioné con cabeza fría antes de reaccionar con el corazón y recordé la ética de Aristóteles basada en buscar el Justo Medio entre dos principios extremos para comportarnos. De allí que la reacción opuesta a Cobardía, no es Valentía, sino Temeridad; definiendo esta última como una reacción inadecuada por irreflexiva y demasiado riesgosa. Dicho en criollo, “no declare guerras que no puede ganar”. En cambio, el Justo Medio entre Cobardía y Temeridad es la Valentía, definida esta última como el enfrentar el mismo agravio de manera reflexiva, estratégica y con probabilidades de éxito.

Según lo anterior, el análisis superficial de Blair nos insinúa que seamos temerarios y eso no nos lleva a la libertad sino al desgaste y a la sumisión definitiva. Y ¿qué nos haría Valientes? Para ello se necesita mucho mayor articulación política. La oposición tendría que tener uno o, si acaso, no más de dos partidos fuertes, en vez de 48 micro partidos. Si bien esta articulación partidista es la clave, también necesitamos cámaras, gremios, fuerzas armadas y sindicatos mucho más articulados. Estas organizaciones no oficialistas compartirían un credo democrático y pluralista que pinte un mejor país en la mente y el corazón de casi un 80% de los venezolanos que así lo quieren. Es esa articulación como equipo, mentes y corazones que nos haría valientes. Luego, antes de llamarnos cobardes, tendríamos que aceptar el insulto de llamarnos culpables por desorganizados y desorientados.

@jagilyepes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *