16jun/15

Marketing interactivo en el turismo

Cualquier empresa que opere en este sector debe incluir en sus planes de mercadeo a los medios interactivos

Carlos Jiménez
carlos.jimenez@datanalisis.com

_MG_4501El impacto que ha tenido internet en los negocios es indudable, y de eso hemos comentado anteriormente en esta columna. Ha influido en la manera como los consumidores se relacionan con las marcas, como buscan información para la toma de decisiones y como compran, entre otros.

Uno de los sectores económicos donde internet ha tenido un importante impacto ha sido el turismo. No solamente disminuyó la intermediación que realizaban las agencias de viajes y turismo, llegando a sacar del negocio a casi dos tercios de ellas en países como los Estados Unidos y Canadá, sino que sigue influyendo a través de la forma como los consumidores acceden a la información para la toma de decisiones. Es por ello, que cualquier empresa que opere en este sector debe incluir en sus planes de mercadeo a los medios interactivos.

Cinco recomendaciones para el marketing interactivo en el turismo:

1. ‘Hazte responsivo’. Muchos turistas acceden a internet para encontrar información de interés desde sus dispositivos móviles, por lo que recomiendo que estos sean responsivos, es decir, que se adapten a los diferentes tamaños de pantalla.

2. ‘Garantiza que te encuentren’. Es clave que el sitio de internet se posicione adecuadamente en los motores de búsqueda: que lo encuentren fácilmente. En el caso de que ese posicionamiento no sea favorable, entonces considera invertir en publicidad en buscadores, como los Adwords de Google, mientras tu posicionamiento mejora.

3. ‘Invierte en el desarrollo de contenidos’. Apoya a los viajeros cuando planifican sus vacaciones con información relevante y oportuna. Define qué información necesitan los consumidores y cuándo la requieren, de forma de apoyarlos lo mejor posible usando las propiedades digitales (sitio Web, apps) y los medios sociales (Facebook, Twitter, Instagram, etc.).

4. ‘Apoya tus comunicaciones con imágenes’. La categoría turismo permite explotar fotografías de destinos, instalaciones y eventos, de forma de estimular a las audiencias. Aprovecha el crecimiento de medios sociales como Instagram y Pinterest para estos fines y gestiónalos adecuadamente.

5. ‘Monitorea las conversaciones’. Monitorea la reputación y responde oportunamente en las redes sociales y los reviews en sitios de turismo. Los viajeros quieren información actual y que les den la cara cuando las cosas no van bien.

Los invito a comentar este artículo o a enviarme sugerencias para próximos artículos a través de carlos.jimenez@datanalisis.com o de @carlosjimenez en Twitter.

DIRECTOR DE DATANÁLISIS Y ACTIVACIÓN DIGITAL

16jun/15

A Dios rogando y…

¿Cómo no vamos a ser dependientes si nunca nos hemos empoderado?

JOSÉ ANTONIO GIL YEPES | EL UNIVERSAL

_MG_5386 - CopySi cree que si Chávez estuviese vivo Ud. estaría mejor, léase este artículo. Y si cree que le va a ir mejor porque la oposición va a ganar las elecciones de diputados, léaselo también. Pero, ¿qué tienen en común estos dos grupos de ciudadanos tan distintos para que les sirva una misma reflexión? Ambos son dependientes, esperan que alguien los venga a salvar, en vez de asumir que cada quien debe cultivar sus circunstancias. Lo grave es que la mayoría de los venezolanos está en uno de los dos grupos. ¿Y qué nos hizo así? Este patrón cultural es fundacional. La mayoría de nuestras tribus eran Caribes, vivían de la recolección y bajo caciques autoritarios. El régimen colonial vestía distinto y hablaba otro idioma; diferencias que escondían las similitudes: autoritarismo y recolección de oro. Los regímenes subsiguientes siguieron el mismo patrón, al punto de que la partidocracia anterior le cortó la cabeza al que trató de descentralizarnos y despartidizarnos para empoderarnos y hacernos vivir de la producción y no de la recolección de petróleo. Hoy seguimos siendo dirigidos autoritariamente y recogiendo petróleo, sin producir e importando más que nunca. ¿Cómo no vamos a ser dependientes si nunca nos hemos empoderado?

El caso fundacional de otras sociedades facilita la comprensión del problema. El norte de Italia fue refundado a la caída de Roma por familias de agricultores que se organizaron para cooperar en sus cultivos y defenderse contra invasores. Esa sociedad fundó al Estado y es hoy una de las regiones más prósperas, democráticas y de mayor capital social del mundo. En cambio el sur de Italia fue fundado por reyes y feudales autoritarios, de escaso capital social y baja producción. Como en Latinoamérica, en esta región el Estado fundó a la sociedad, y sigue muy rezagada con respecto a sus paisanos.

Si Ud. quiere salir de esa actitud de dependencia, reflexione sobre su origen y asuma la responsabilidad por construir sus circunstancias a través de la sociedad civil, cámaras, sindicatos, iglesias y grupos tecnocráticos; en vez de esperar que lo resuelvan Chávez o los partidos de oposición.

jagilyepes@gmail.com

 

 

 

15jun/15

¿Más allá del sentido común?

¿Conviene esa estrategia que tanto defienden quienes ya no aguantan más?

LUIS VICENTE LEÓN | EL UNIVERSAL

IMG_6531 - CopyLe oí a @carlosjimenez hablar sobre las cosas que nos enseñan las crisis y la que más me llamó la atención fue una que comparto plenamente: el sentido común, sin análisis profundo de data, estudio de casos y control de las emociones, no es suficiente para tomar decisiones inteligentes.

Analicemos, por ejemplo, las parlamentarias. Si suponemos que la oposición gana al menos la mayoría simple, esto cambiaría la relación de fuerzas políticas del país. Pese a ser un régimen presidencialista, la Asamblea tiene potestades que podría usar para fortalecer el poder de negociación de la oposición. Entre ellas la aprobación del presupuesto. Y si extremamos el análisis, es posible incluso que se plantee un conflicto institucional que debilite el poder del gobierno. Algunas personas salivan ante un escenario que podría derivar en la desestabilización política o presiones para que el gobierno cruce la frontera de la radicalización. O podrían estar pensando que esa derrota sería demoledora para el Presidente en términos de su percepción de fuerza y poder, resquebrajando la unidad interna del chavismo, poniendo en aprietos el respaldo de las instituciones a él. Pero además sentir que es el momento del referéndum revocatorio, al verse desnuda la baja popularidad presidencial y el deseo de cambio de la sociedad. Los números no le darán a Maduro para ganar ese referéndum y sólo trataría de evitarlo, algo que se le complica precisamente cuando se muestra disminuido en la elección previa. El sentido común diría que la oposición, como dicen los españoles, debe ir a por él, y tratar de provocar el cambio cuanto antes. Y si ocurre ese proceso, la oposición podría materializar su sueño y provocar luego una nueva elección, donde difícilmente el chavismo ganaría. Suena bien, ¿no? Pero, ¿qué pasa si el gobierno, en pleno conflicto institucional, disuelve el Congreso o plantea un debate distinto, incluyendo la decisión de impago de deuda externa bajo la tesis de que es imposible hacerlo con una Asamblea que no le da recursos y culpa a la oposición del bloqueo y la crisis derivada de esa acción? La sampablera que nunca sabes cómo termina… ni en manos de quién.

Pero regresemos al escenario optimista para la oposición y ésta gana el referéndum y la elección, ¿no deberían estar felices quienes promueven el cambio? Depende. Lo celebrarán esa noche con bombos y platillos (merecidamente). Pero, ¿qué pasa la semana después si no han negociado con el poder actual? ¿Quién se comerá los costos de un modelo de ajuste indispensable que la gente interpretará como un deterioro mayor de su vida en el corto plazo? ¿Cómo evitan que el sector militar, sintiéndose amenazado y sin puentes de negociación inteligentes, actúe para defenderse?

Y entonces, aún sabiendo que podrían ganar ¿conviene esa estrategia que tanto defienden quienes ya no aguantan más? No se trata de poder o no. Se trata de si es estable o no.

Más allá de lo emocional, el escenario estable sería una oposición que, ganando la Asamblea, usa su poder para presionar la negociación que le obliga al gobierno a cambiar. A adoptar las medidas económicas que si la oposición adoptara estrenando el poder, no duraría ni lo que espabila un loco. Que obligue a Maduro a aceptar cambios políticos relevantes para no salir del poder antes de tiempo y que sirva la mesa para el rescate de la democracia real. Y mientras tanto, la oposición construye las alianzas necesarias para tener un gobierno sólido, nacido de una elección cuando corresponda y las medidas indispensables hayan sido tomadas por quien ocasionó la necesidad de aplicarlas. Como ven… los retos podrían ir más allá del aparente sentido común.

@luisvicenteleon

luisvicenteleon@gmail.com