25May/15

¿Son relevantes las parlamentarias?

IMG_6531 - CopyA mí me parecen importantes todas las elecciones, pero…

LUIS VICENTE LEÓN | EL UNIVERSAL

Soy alérgico a las típicas declaraciones, antes de cada elección, que indican que “esta es la elección más importante del resto de nuestras vidas”. No me malinterpreten. A mí me parecen importantes todas las elecciones, desde la presidencial hasta los miembros del equipo en una caimanera, pero me luce complicado justificar que la elección clave del país es siempre esta que viene ahora.

Sin embargo, no puedo dejar de comentar que las elecciones parlamentarias, quizás no son las más importantes de la historia, pero si son muy relevantes en el contexto que estamos viviendo.

Mi visión personal es que la mayor posibilidad de que se produzcan cambios significativos en el balance de poder en Venezuela es a través de los resultados de esa elección parlamentaria. Aunque sabemos que los procesos políticos no son previsibles y que todo puede pasar, los indicadores duros no parecen favorecer la idea de que los cambios ocurrirán por la vía explosiva o radical, esa que le encantaría a los guerreros del Twitter y los artículos de opinión, desde donde plantean una batalla campal que acaba con el gobierno cada día… y al día siguiente vuelve a empezar. El gobierno tiene plata, instituciones, medios, armas y respaldo militar para enfrentar y aplastar a unos adversarios que no tienen ninguna de las anteriores, ni una oferta concreta y alternativa que emocione a las masas a nivel de luchar por ella.

Pero, ¿qué tal si nos movemos al plano electoral? El gobierno tiene todo para enfrentar con éxito un evento radical… lo que no tienen son votos para ganar una elección. Podemos analizar el hecho de que los procesos electorales venezolanos no son insesgados y el gobierno puede usar su poder para ayudarse a impedir el triunfo de la mayoría opositora en una elección. La plata, los medios, la organización y las instituciones también dan para eso. Pero cuando me refiero a que el gobierno, en este momento, no tiene los votos para ganar la elección, estoy hablando de que la brecha a favor de la oposición es de dos dígitos, algo que no se cierra con una estrategia “compensatoria”, por creativa que esta sea. Para que el gobierno gane, que no es un escenario vacío, tendrían que pasar muchas cosas, como que la oposición no pueda controlar sus divisiones internas. Que el pesimismo y la decepción dominen a los electores (principalmente con disposición de voto opositor) y en vez de manifestarse votando contra la propuesta oficial, se abstengan y generen un desbalance a favor de ella. Que las provocaciones oficiales a los radicales de la oposición funcionen y éstos hagan una escena pre electoral que los vuelva a mostrar frente a la gente como golpistas y sirva de excusa para desconectar a la oposición completa de los independientes y chavistas descontentos, sin contar con la posibilidad de que esos actos radicales, mantenidos a raya por el sector militar, sirvan de excusa para demorar la elección. Finalmente, el gobierno podría intentar darle un palo a la lámpara para reconectar a la población, usando estrategias populistas extremas, o conflictos internacionales unificadores hacia el interior del país o creando chivos expiatorios que desvíen a la opinión pública de los responsables reales de la crisis. Pongo todo esto en la licuadora, y sigo pensando que, en el medio de la crisis económica que vive el país y con la necesidad de cambio que parecen tener los venezolanos, todavía la oposición, nadando contra corriente, sigue siendo favorita para ganar esta elección. Los favoritos no siempre ganan… pero lo hacen la mayoría de las veces. Y si gana ¿qué? Pues de eso hablaremos la próxima semana.

@luisvicenteleon

luisvicenteleon@gmail.com

25May/15
prueba datareport

DatanalisisPTY: Reporte Datanalisis Centroamérica y el Caribe

Considerando las necesidades de los inversionistas que quieran tomar decisiones, periodistas que quieran estar informados o cualquier ciudadano que desee saber la evolución de este mercado de oportunidad actual, Datanalisis ofrece el Reporte Datanalisis Centroamérica y el Caribe, el cual posee información relevante y actualizada de 9 países de la región: Colombia, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, República Dominicana, Panamá y Venezuela, con una frecuencia mensual.

El reporte contiene:

  • Principales variables económicas y políticas de cada país
  • Indicadores macroeconómicos mensuales y trimestrales
  • Proyecciones macroeconómicas 2014-2015

Para obtener mayor información y suscribirse, haga clic aquí, si desea anunciarse en los espacios disponibles, puede escribir a contacto@datanalisis.com

25May/15

Consideraciones sobre el consumidor del futuro

_MG_4501Antecederse a los hechos de alguna manera hace que las empresas se preparen para satisfacer las necesidades de los consumidores

Carlos Jiménez

carlos.jimenez@datanalisis.com

Estudiar los cambios en el comportamiento e incluso visualizar al consumidor del futuro es una práctica que permite que las empresas se preparen mejor para atender las necesidades de ese consumidor y para competir con éxito en el mercado mediante una oferta diferenciada. Pero, ¿cuándo es el futuro?

Si partimos de la definición que ofrece Wikipedia: ‘El futuro es lo que pasará después del tiempo presente’, el futuro es hoy mismo, después de leer este artículo, es cualquier momento en lo que resta del año 2015, en el 2020 o incluso más allá. Sin embargo, hablar de la próxima semana como el futuro, aunque conceptualmente correcto, no atiende a nuestros objetivos de anticipación. Para estos efectos emplearemos un horizonte de 5-15 años, es decir, nuestro futuro será entre el año 2020 y 2030. Si bien la ciencia ficción definió el futuro empíricamente en períodos más largos, entre 25 y 100 años, la velocidad de adopción de las tecnologías ha aumentado y, además, queremos realizar una especulación realista, y no un futuro demasiado ‘futurístico’ y poco práctico para nuestros fines.

El contexto del consumidor del futuro estará caracterizado por la escasez de recursos naturales y la búsqueda de eficiencia energética, debido a la crisis del petróleo. Proliferarán las innovaciones tecnológicas en el área de salud, incrementando la esperanza de vida de la población. El consumidor valorará más los recursos naturales y a las empresas sustentables. Se inclinará por productos naturales y originarios de su zona de residencia. También valorará los siguientes aspectos:

1. Las opiniones de sus amigos, más que la publicidad tradicional

2. Las experiencias con las marcas, más que los productos en sí mismos

3. Los productos personalizados que se ajusten a sus necesidades particulares

4. Las marcas que los tomen en cuenta y los valoren

5. La gratificación instantánea de sus necesidades

Aunque este consumidor tendrá una edad promedio mayor (18% de la población será tercera edad), el concepto de tercera edad cambiará significativamente. Un consumidor mayor de 60 años no necesariamente pasará al retiro y su economía será más activa que su equivalente en el siglo XX. Será un consumidor más informado, más bancarizado y más eficiente (y por ende impaciente).

Los invito a comentar este artículo o a enviarme sugerencias para próximos artículos a través de carlos.jimenez@datanalisis.com o de @carlosjimenez en Twitter.

DIRECTOR DE DATANALISIS Y ACTIVACIÓN DIGITAL

18May/15

¿Dolarización?

 

IMG_6531 - CopyPodríamos evaluar los elementos negativos y positivos de estas segmentaciones

LUIS VICENTE LEÓN | EL UNIVERSAL

¿Tiene sentido la dolarización? Siempre he sido escéptico sobre la capacidad de esa medida para resolver nuestros desequilibrios económicos. No porque sea una propuesta absurda y mucho menos primitiva. Es seria y merece ser discutida. Tiene bondades tentadoras, como evitar la creación de dinero de monopolio del BCV para cubrir el hueco fiscal, principal fuente de la inflación. Sin embargo, la dolarización no es tan simple en economías de ingresos volátiles como las petroleras, y el problema es adaptar la economía a caídas y subidas abruptas del ingreso en dólares sin que las autoridades monetarias puedan intervenir positivamente. Usted dirá, con razón, que la acción del BCV ha sido más bien negativa, pero que no haya actuado adecuadamente no cambia el hecho que hay momentos en que su acción es vital para evitar crisis mayores y no siempre la mejor idea es castrarlo porque hoy se porta mal. Ahora, si bien no soy un propulsor de la dolarización, comparar esa posibilidad con el modelo de control e intervencionismo extremo actual es como comparar una Punta Black Angus con una pieza de Chocozuela.

Pero no me quiero pegar con el análisis de la dolarización porque esa no es la ruta que veremos en este gobierno. Eso no está planteado. la comparación no es entre el mundo normal y la segmentación, sino entre no tener nada y tener algo parcial en los que unos operarán exclusivamente en moneda extranjera y otros en moneda local. Es en realidad la conformación de una economía dual. La razón es que el gobierno no puede garantizar divisas a esos sectores, que no considera esenciales, y estos no están dispuestos a seguir operando sin recibir divisas. El resultado lo hemos visto ya en el caso de las aerolíneas, los licores y los carros y repuestos, entre otros. ¿Cómo se resolvió parcialmente el tema de los pasajes al exterior? Cuando las aerolíneas comenzaron a cobrar pasajes en dólares. ¿Cuándo se consiguen licores? Cuando los importadores deciden traer productos con sus divisas y venderlas a precios de reposición en dólares. Finalmente, en el tema de los carros lo que se está viendo es la formalización de otra segmentación, pero esta vez con acuerdos explícitos, públicos, privados, que permitirá las operaciones de venta de carros en dólares, generando ahorros de divisas e impuestos en moneda extranjera.

Podríamos evaluar los elementos negativos y positivos de estas segmentaciones. Es fácil privilegiar el tema de que en estos segmentos no hay acceso a quienes no tengan divisas. Es posible dedicarle un artículo sólo a explicar cómo esta segmentación no resuelve el problema de fondo que ocasiona el control de cambio y precios y explica porque no hay divisas para todos los sectores y para garantizar la producción en moneda local. O la discriminación que esto representa con los venezolanos sin acceso a divisas o a los otros sectores que, sin recibir tampoco dólares oficiales, no tienen el derecho de cambiar su operación completa a dólares. Pero por encima de todas esas críticas interesantes de debatir, prefiero ir al punto central. Considerando que el modelo de control primitivo que origina la crisis no va a cambiar, sin esa segmentación no habría pasajes para nadie, si no se pueden pagar en dólares. No habría bebidas en el mercado porque nadie las traería pagando en dólares para vender en bolívares que no pueden convertir. Y sin esa decisión prevista en el sector automotriz, no volveremos a ver un carro nuevo sino en fotos, sin hablar de la pérdida de empleos e impuestos que sería inevitable. Entonces la comparación no es entre el mundo normal y la segmentación, sino entre no tener nada y tener algo parcial. Esta vez entre carne mechada y nada.

@luisvicenteleon