04May/15

La empresa y los partidos

Ningún país puede disfrutar de libertades políticas sin empresa privada

JOSÉ ANTONIO GIL YEPES | EL UNIVERSAL

Siguiendo con el tema de superar nuestras diferencias entendiéndonos en vez de excluyéndonos, me encontré con un ejemplo de integración del presidente de Copei, Roberto Enríquez, quien se atrevió a reivindicar a la empresa privada y a los empresarios con responsabilidad social, considerándolos … “héroes porque generan empleo e intentan producir, a pesar de la persecución del Estado”.

Esta reivindicación es una deuda pendiente del sector partidista con el empresarial. Ningún país puede disfrutar de libertades políticas sin empresa privada y libertades económicas, porque el Estado y los partidos necesitan contrapesos (sectores organizados autónomos, separación de poderes y descentralización) para que prevalezca el pluralismo democrático. Lo contrario, “Un solo pueblo, un solo gobierno”, tiende al totalitarismo.

Pero, los partidos venezolanos no reivindican a su ineludible socio. Más bien, han optado por callar al respecto y, en tiempos pasados, hasta le echaron la culpa a la empresa de los errores del gobierno, apelando a los mismos mitos: controles exagerados que nos han arruinado; tratando al público como débil mental.

Por su parte, el empresariado que financia los partidos le haría un favor al país si condicionara su apoyo a que éstos reconozcan los aportes de la empresa privada a la democracia, incorporen empresarios en sus fracciones y exhorten a los partidos a que se ocupen de lo económico, lo político y lo social, además de lo electoral. Así, la movilización partidista no sería solamente para ser ellos electos, sino para aupar los derechos ciudadanos, y defenderlos, si el gobierno u otros actores los atacan. Precisamente, esto es lo que hizo Enríquez cuando añadió que… “no existe ninguna guerra económica; la única guerra… es del Gobierno contra el pueblo… Señor Maduro, deje de perder el tiempo, usted debe entender que, para resolver problemas sociales como la pobreza y el desempleo, no puede gobernar al margen de la empresa privada”. Este es un ejemplo de una nueva política partidista integradora, sincera y sensata.

jagilyepes@gmail.com

04May/15

¡No más dólares a Fedecámaras!

Nadie puede sentirse orgulloso de lo que estamos viendo, ni celebrar los resultados económicos…

LUIS VICENTE LEÓN | EL UNIVERSAL

Presidente Maduro. Oí con detenimiento sus discursos en los que informó que dejará de permitir acceso a las divisas a Fedecámaras, responsabilizándola de la guerra económica.

Quisiera compartir con usted algunas reflexiones. La primera es reiterar lo que he manifestado por todas las vías a mi alcance. La crisis económica no tiene nada que ver con una guerra económica dirigida por una especie de laboratorio perverso para destruirlo a usted. Se trata de algo más sencillo. Es el resultado natural del modelo de control e intervencionismo extremo, que ha fracasado en todas las experiencias donde se ha intentado.

Hay escasez, Presidente, porque no se puede producir sin acceso a divisas para materias primas, equipos, repuestos y tecnología. No se pueden producir bienes ni importarlos cuando los controles colocan los costos por encima de los precios. Se derrumba la producción, Presidente, cuando la mezcla de hostilidad oficial frente a la empresa privada, con controles de precios, ausencia de divisas y falta de reconocimiento de deudas comerciales, ponen a los empresarios en el dilema de producir y quebrar por incremento en las pérdidas o no producir y quebrar por ausencia de ingresos. No hay abastecimiento adecuado, Presidente, porque las importaciones públicas han crecido de 11% a 46%, introduciendo enormes cuotas de ineficiencia y corrupción, y generando una relación perversa que exige hasta cuatro veces más divisas que las requeridas por el sector privado para lograr los mismos volúmenes de oferta, sin contar con que destruyen la producción local y su efecto multiplicador sobre la economía en términos de empleo, inversión, actividad relacionada, impuestos y valor añadido.

No hay suficientes productos porque las empresas expropiadas han reducido su capacidad productiva y su eficiencia, exacerbado los conflictos laborales y estimulado procesos paralelos de mercado negro. No se trata de una crítica teórica. ¿Quiere usted revisar los resultados de la expropiación de Sidor y comparar antes y después de la expropiación? ¿Puede usted visitar las torrefactoras de café y las centrales azucareras públicas y ver cómo están? ¿Le gustaría pedirle a su equipo que le explique la diferencia entre los créditos y soportes agrícolas que entregaba Agroisleña y los que tiene ahora Agropatria? ¿Quiere usted revisar datos duros sobre la productividad y la eficiencia de Empresas Polar, incluso en medio de la crisis económica y las restricciones a las que se enfrenta la empresa por la hostilidad del Estado y compararla con la existente en cualquiera de las plantas públicas equivalentes?

Presidente, el país está en crisis, y a menos que se produzcan cambios profundos en el modelo económico, el futuro será peor. Nadie puede sentirse orgulloso de lo que estamos viendo, ni celebrar los resultados económicos ni estar tranquilos en lo que respecta al futuro. Todos necesitamos participar e integrarnos en la búsqueda de soluciones. Usted es el Presidente de todos los venezolanos. De los de izquierda o derecha. De los que votaron por usted y los que no. De los trabajadores y de los empresarios que generan trabajo. De quienes están en el PSUV o los que prefieren la MUD. De quienes se afilian a las cámaras bolivarianas o quienes están en Fedecámaras. Discriminar a quienes no piensas como usted es, además de inconstitucional, inadecuado e inaceptable.

El país requiere diálogo y respeto mutuo para abordar la que podría ser la crisis más severa que recuerde el país. Sea usted lo que debe ser, el Presidente de todos, porque la otra opción que la democracia tiene es que la población vote, más temprano o más tarde, para que no lo sea de nadie.

@luisvicenteleon

04May/15

Información relevante para los compradores

Herramientas para que su empresa o marca se distinga en la web

Carlos Jiménez

carlos.jimenez@datanalisis.com

Los clientes pueden acceder a grandes volúmenes de información para apoyar su proceso de toma de decisiones de compra, mucha más de la que podían soñar con acceder en la era pre-internet. Pero no solamente pueden buscar en internet sino que cuentan con la movilidad, que les permite acceder a esa información desde cualquier lugar, incluidos los puntos de venta. Sin embargo, entre tanta información, nuestra marca se puede hacer invisible y simplemente quedar fuera del conjunto de consideración de los clientes a la hora de comprar. Es necesario que hagamos que la información de nuestra marca esté disponible y que pueda influir a los compradores en el preciso momento. Revisemos siete características que debe tener la información de la marca para ser más relevante:

1. Información suficiente: Identificar claramente qué información ayuda a los compradores a tomar una decisión y garantizar que la marca la ofrece de manera clara: precios, características técnicas, recomendaciones de otros usuarios, garantía, etc. Esta información puede ser en textos, imágenes o vídeos.

2. Información actualizada: La información debe ser lo más actual posible y cada vez que alguna condición cambia debe actualizarse en los medios digitales oficiales de la marca.

3. Información omnipresente: La marca debe tener presencia en diferentes medios, donde los compradores acuden en su proceso de búsqueda y toma de decisiones. Estudios de mercado son útiles para definir los medios más relevantes para nuestro mercado objetivo.

4. Información consistente: Debe garantizarse que la información sea similar en los diferentes medios, digitales y tradicionales. Información inconsistente confunde al comprador y genera desconfianza.

5. Información diferenciadora: La información que generemos de la marca debe resaltar su proposición única de valor que la diferencia de la competencia. Debe ayudar a decidir al comprador (a favor de nuestra marca).

6. Información personalizada: Ofrezcamos información que atiende necesidades específicas de los compradores y usemos email marketing para enviar correos periódicos a una lista de usuarios.

7. Información portátil: Facilitemos que los compradores compartan nuestra información con sus pares en los medios sociales y a través de sus correos electrónicos. Integra botones de medios sociales en el sitio de internet de la marca.

Los invito a comentar este artículo o a enviarme sugerencias para próximos artículos a través de @carlosjimenez en Twitter.

DATANALISIS Y ACTIVACIÓN DIGITAL

27Apr/15

¿Qué costo prefiere pagar?

No ha habido negociación para acomodar los intereses minoritarios

JOSÉ ANTONIO GIL YEPES | EL UNIVERSAL

Mi artículo anterior proponiendo construir confianza para negociar nuestras diferencias causó aplausos y roncha. Algunos quieren que se ajusten cuentas después de tanto daño causado al país. Un amigo califica de peligrosa mi propuesta, y dice: “El concepto es impecable en un contexto general. Para recuperar una relación es preciso restablecer la confianza. La confianza… es lo que hace una sociedad próspera. De eso no hay duda. Pero en Venezuela no estamos frente a un problema de desconfianza entre dos sectores igualmente honestos. No existen interlocutores moralmente simétricos. Lo que existe es un país de víctimas acogotadas por una pandilla de malhechores…

En mi opinión, … (el) llamado a restablecer confianza entre la oposición y el gobierno, entre dos sectores que carecen de componentes éticos comunes… representa una entrega”.

Desde mi punto de vista, son muchos los aspectos que toca lo citado, pero el espacio me obliga a concentrarme en dos que considero más observables: La falta de medios para darle un enfoque épico a nuestros desencuentros, como la desarticulación de los partidos de oposición y la falta de conexión de éstos con los sectores organizados y el resto de la sociedad, y las lecciones históricas.

La historia de Venezuela se resume en un “quítate tú pa’poneme yo”. Todos los cambios de régimen han sido por la fuerza y excluyendo a quienes antes excluían. No ha habido síntesis. Nos engañan con cualquier propuesta revanchista. No ha habido negociación para acomodar los intereses minoritarios. La excepción honrosa, para el Pacto de Punto Fijo, fue entregarle el poder a su enemigo HChF porque éste ganó las elecciones.

De otras historias podemos escoger entre las guerras civiles española y guatemalteca o Sudáfrica. Mandela fue guerrillero, pero cambió su enfoque, perdonó a los blancos que lo habían buscado para matarlo y le dio a su país bases morales y económicas para su desarrollo. Pasó a la historia mejor que Francisco Franco. Eso sí, la hija de Mandela le quitó el habla porque su padre se negó a pasar factura.

¿Qué costo prefiere Ud. pagar?

jagilyepes@gmail.com

@jagilyepes

27Apr/15

¿Por qué no protestan?

Una parte de los productos está en los mercados negros y otra en las alacenas de los hogares

LUIS VICENTE LEÓN | EL UNIVERSAL

Si analizamos la información referente a la escasez de productos alimenticios esenciales, encontramos que la situación es mala y proyecta empeorar. En efecto, el promedio en Caracas supera el 70% promedio, llegando a situaciones extremas de algunos productos donde los niveles rozan el 90%.

Si en adición consideramos que la población reporta ocho horas promedio de cola a la semana para compras básicas y una visita promedio de cuatro establecimientos para completar su cesta (parcial) de bienes, la conclusión de primera impresión es que la gente debería estar hipersensible y enfurecida.

Sin embargo, el ambiente no se compadece con esa percepción. Es cierto que el deterioro de la economía afecta la evaluación de gestión del presidente. Más allá del repunte moderado que logra como consecuencia de su campaña antisanciones de Estados Unidos, la base de partida era muy baja y la sostenibilidad del repunte luce pobre. Todo parece indicar que esa espuma bajará en breve, pulverizada por la crisis económica, que es mucho más que una percepción. Pero, aunque lograra mantenerlo, el punto de llegada sigue ubicándose, por ahora, debajo del 30%, una popularidad nada despreciable para un presidente que ha sido incapaz de rescatar los equilibrios económicos, pero insuficientes para ganar una elección.

Pero si bien la popularidad se compromete y pone en riesgo la capacidad electoral del gobierno, la presión social no se eleva y no se ven en el país protestas pacíficas, ni de otro tipo. ¿Qué ocasiona esa pasividad?

Tres elementos parecen explicarla. El primero tiene que ver con la situación real del desabastecimiento en hogar. Si bien en los comercios la escasez es impactante, no es cierto que en hogar sea similar. Los estudios indican que el desabastecimiento de bienes regulados promedio en casas es cercano al 25%, una situación mala, pero muy inferior a la del comercio. El desabastecimiento en las cadenas no tiene que ver con los argumentos de la guerra económica sino con los impactos del control de cambios y precios. Hay escasez debido a la falta de divisas entregadas al sector privado, pero el problema más grave es que el absurdo control de precios y la falta de confianza genera estímulos para el bachaqueo y las compras nerviosas. Una parte de los productos está en los mercados negros y otra en las alacenas de los hogares para protegerse. La población de estratos más elevados compra más caro y paga un “impuesto directo” a la población que bachaquea, la cual obtiene una transferencia de ingresos, convirtiéndose en un estabilizador social. No hay entonces una situación extrema que los ponga al borde de la explosión. En la medida en que el gobierno no resuelva la crisis ni libere mercados ni entregue divisas, la escasez, incluso mercado informal, será mas grave y se agudizará el problema en hogares y es ahí cuando la situación podría complicarse.

Los otros factores son la frustración y el miedo. La frustración se trata de que una parte importante de la población, producto de los resultados de las guarimbas 2014, cree que la protesta, pacífica o radical, no tiene vida, ni líder, ni organización. El miedo, bailando pegado con el anterior, se genera porque aprendió, en ese episodio, que el gobierno está dispuesto a reprimir, encarcelar y disparar. Se crea entonces la bóveda de miedo y 77% de la población responde que no a la pregunta sobre su disposición a protestar pacíficamente, mientras 88% dice que no participaría en ninguna barricada o Guarimba.

La sociedad es cambiante y volátil y esto puede variar en el transcurso de una crisis, pero por ahora, esta es la razón que explica lo que muchos interpretan como pasividad y que en realidad es un fenómeno muchísimo más complejo.

@luisvicenteleon